El poder de tu mente

Seguro no soy la primera persona que reflexiona acerca de este tema pero recientemente traté de pensar mas tiempo acerca de ello. Tal vez como término sea algo filosófico pero realmente es algo que existe y contra lo que me topo día tras día en la rutina de mis quehaceres. Me gustaría acercar mi pensamiento a personas que tal vez lo necesiten, como de costumbre me siento en la obligación de captar la atención de personas cuya vida se hallase en un mar a la deriva. En ese momento exacto es en el que yo entro en funcionamiento, sobra decir que ayudar es parte de mi vida y como no, enseñar a vivir de mis propias vivencias.

Analizando lo dicho anteriormente suena irónico que la persona que ayuda necesite ayuda alguna que otra vez. Así es la vida. Meteos en la cabeza de una buena vez que nadie absolutamente nadie es de piedra, el que diga que lo es se limita a fingir, es un término duro pero cierto. Personalmente soy de aquellos cuyo único objetivo al escribir es, que sus semejantes sientan cierta similitud en sus vidas a lo que está plagiado en letras de otro. Hoy he de revelar como ser humano que poseo sentimientos, sinceramente no sé si se albergan en el corazón, si están alojados en nuestra cabeza, lo cierto es que son esos sentimientos los que te hacen ser la persona que eres, y son ellos los que hacen que cada uno de tus días sea más o menos fácil. Desgraciadamente aquel que dice controlar sus sentimientos también es igual de mentiroso que el otro que carecía de dolor en su vida, ambos son muestra de una inseguridad personal comparable a otros seres que no merecen ser destacados. Queridos amigos llorar también es necesario, ese estereotipo de hombre duro y robusto que no llora es mentira, creedme tal vez eso os ayude o tal vez no, el detalle está en que es un modo de expresar como te sientes en un determinado momento.

Dedicado para todo aquel que se ha sentido identificado alguna vez con mis palabras, LO SIENTO, quiero ser sincero, no soy de piedra ni controlo mis sentimientos, ni siquiera sé como actuar en determinadas ocasiones, creo que sé demasiada información acerca de comportamientos humanos, acerca de lo que se debe y lo que no hacer, incluso de valores a enseñar que tal vez alguien pueda aprovechar. Pero lo cierto es que nada de eso me hace más fuerte. Decaigo muchísimas veces en mi vida, a veces incluso gateo hasta conseguir erguirme pero al final vas logrando lo que te propusiste antes de ser derribado. La ingente cantidad de fuerza que emplea tu estado de ánimo sobre lo que tú crees controlar, eso coloquialmente conocido como cuerpo, es devastadora. A veces te sentirás muy mal incluso te cuestionarás el hecho de algún día poder levantar y plantar cara a eso que te hace sentir del modo equivocado. Cada una de estas palabras son fruto de un pensamiento realista, debemos aceptar lo que vivimos así como los que se nos venga encima, incluso aquello que consideremos a priori que nos queda grande, tal vez después de razonarlo fríamente te des cuenta que apenas tenía la importancia que tu le diste. La clave está en vivir, en darte cuenta que todo eso que te apena un día te dará risa porque mirarás desde arriba con cara victoriosa como superaste aquello que a posteriori carecía de importancia. Acepta todo cuanto te venga ponle la cara que te dicte tu corazón, no te engañes y si estás mal desahógate como mejor sepas, llora, chilla incluso cánsate físicamente para no pensar. Todas las técnicas son buenas en la teoría, pero tal vez tú tengas una mejor, lo importante es hacerlo. Para cuando estés mejor, sonríe, afronta la situación y sea cual sea el problema haz que todos tus actos y contando con todos los medios de los que dispongas sean para mejorarlo. Después de todo esto, te darás cuenta que lo has superado. Es ese el momento en el que entro yo en funcionamiento de nuevo pero solo para darte la enhorabuena, has podido sonreír a la vida en los momentos difíciles y a partir de ahora aprenderás a valorar los simples detalles.

La vida nunca ha sido ni será un camino para pasear, será un camino en el que debas sortear obstáculos y tal vez se te presente algún que otro atajo, aférrate a él, porque las oportunidades sólo se viven una vez y tú no vivirás suficiente tiempo para arrepentirte de no haber elegido bien.

Este es el momento en el que debes pensar acerca de todo y no olvides que No has necesitado ayuda de nadie porque habrás aprendido que no manejas el poder de tu mente, que nunca lo controlarás al 100% tal vez algún día consigas ayudarle a sobrevivir pero para entonces juntos trabajaréis para controlar tu cuerpo.

Josué Tavío Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s