Una noche en el Infierno

¡Oh, los que nunca le han plantado

cara a Morfeo

y se han adentrado en las entrañas de la noche;

los que nunca han bajado

hasta los suburbios de la vida

y han bailado con los malditos!

¿Cómo esperan conocer el alma

si no conocen su parte más sucia?

¿Cómo esperan los poetas y pensadores

hablar del hombre

sin conocer su faceta animal

y fiera?

¡Malditos sean todos

los ilusos adoradores del Sol,

de Apolo,

que rinden inconsciente pleitesía

a horarios y rutinas!

¡Malditos todos

los presos de su diurna naturaleza!

Bajad,

bajad aquí,

donde la Lujuria dispara a quemarropa,

a la hora en la que los corazones se abren

cuando se cierran los bares.

Bajad,

bajad con nosotros,

los niños perdidos,

las inteligencias fracasadas,

y gritad,  entre el ruido y el pecado,

con éxtasis,

la palabra confusión.

   

J A Alcolea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s