Te quiero, te amo… te amé

De madrugada y juntos en tu coche.
Te he mirado a los ojos, como las miles de millones de veces que lo he hecho en mi vida pero esta vez ha sido diferente. Me he sentido más madura, por fin con intención de cambiar de saga Porque lo nuestro no ha sido tan sólo un libro. Me he sentido liberada y más feliz, jamás creí poder pronunciar estas palabras algún día mientras hablo de ti.
Te he observado y lo he intentado pero realmente no recuerdo el momento exacto en que te conocí, entiendo que puede sonar poco romántico cuando se habla de una persona a la que se ama pero a su vez es realista cuando el tiempo que se lleva amando a esa persona se puede medir en lustros. Quizás no recuerde ese momento exacto pero te puedo prometer, y jurar, que sí recuerdo que desde el primer momento en que te vi sentí ese cosquilleo que sólo tú me has hecho sentir con tus sonrisas, con tus miradas. He revivido ese instante demasiadas veces como para olvidarlo.
Recuerdo todos y cada uno de los instantes junto a ti, en ocasiones hablados o simplemente juntos compartiendo silencios. Y aunque no haya salido bien, más bien todo lo contrario, no los cambiaría por nada del mundo. Posiblemente sea la persona que soy gracias a ti, el amor hace a uno humano, ya
sabes…el efecto mariposa.
Esta vez te he mirado y aunque tu me vieras hacerlo sentía la necesidad de seguir mirando, sin fingir ni disimular como la cantidad de veces que lo he hecho. Espero que entiendas que amar en secreto no es fácil sino complicado y se requiere de esfuerzos inimaginables. Te he mirado el pelo, ese que tantas veces desee agarrar en un abrazo necesitado o improvisado, pero que necesitaba. Y he pensado en esos sueños que nunca sucederán pero esta vez ha dolido menos. He recordado las discusiones o las veces que me has roto el corazón y que aun así te he perdonado. Hubo un momento en el que fui la persona más rota de este planeta, tú lo sabes y no me hace falta que me pidas perdón, esa mirada que tanto he amado, ha hablado por ti.
He recorrido tu cuerpo, he mirado tus manos, esas manos que tan pocas veces se unieron a las mías pero que tantas veces quise pasear por el parque. He continuado con tu pecho, en el que soñé dormir al son de tus latidos.
Hoy te he mirado a los ojos y…te quiero, te amo, te amé.

Anaís Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s