Silueta a contraluz

Él anhelaba sus labios rojos. Llenos de pasión que sólo en ella había encontrado. Ella se subía a los tacones más altos, pero sólo sentía vértigo cuando él miraba sus ojos. Él contaba los días para volver a verla. Ella contaba las horas para que amaneciera de nuevo. Se veían todas las noches, menos en aquellas en las que reinaba el insomnio. Nunca era suficiente. Ella soñaba con ir a París, a él le gustaban más las vistas desde su cintura. Ella lucía su sonrisa como si no estuviera dañada. Él tenía oscuridad en su mirada. Eran espirales destinadas a no encontrarse nunca. Ella imaginaba como sería despertar a su lado. Él despertaba y no era ella. Se giraba y así, podía al menos imaginarla. Como polos opuestos en planetas distintos. Él tenía su cuerpo grabado a fuego en la mente. Ella su silueta a contraluz. Se querían, a muerte, por eso nunca estarían juntos. Y dolía.

www.facebook.com/pages/Dangerine/1455688148091348

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s