Al toro

Elegantes y soberbios son tus pasos

mas tu mirada irradia inocencia.

Ignorando tu final sales al ruedo

con tus cuernos como única defensa.

Tu asesino, engalanado, viste luces

-pues para algunos tu muerte es una fiesta-

Con pasmosa frialdad pincha tu lomo

y poco a poco te despoja de tu fuerza.

Tu cansancio y tu agonía se acentúan

y en tus ojos se aprecia la tristeza

por el dolor que te causan las heridas

y el aplauso de la gente por tu afrenta.

Jadeante y cabizbajo no te rindes

y embistes el capote con destreza

mientras la vida se te escapa a borbotones

y con ella el honor y la fiereza.

La gente encuentra regocijo en tu dolor

y ovaciona jubilosa “la faena”.

No preguntes por qué, pues no hay razón.

El haber nacido toro es tu condena.

Y hay quien dice que el torero es muy valiente

¡Que le quiten el estoque y las banderas!

Y hay quien piensa que es un arte el torear

Yo en un crimen jamás puedo ver belleza.

Marina Pámpanas Yustres

http://www.mipequenoyoyo.blogspot.com.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s