La belleza que reside en el viento

Me maravilla ver como el aire mueve una bolsa de plástico.
La mece en todas las direcciones posibles, y la arranca de su más profunda y pura esencia.
El viento.
Si pudiera entender lo que quiere decirme cuando silba entre los chopos…
El viento.
Él también me maravilla. Lo hace en cada hoja que despega del suelo, cuando una flor grita: ¡Adrenalina! hacia la dirección derecha. Cuando se interpone en el aliento de dos enamorados…
El viento es la envidia pura.
El viento me maravilla.
Toca fondo día tras día, y vuelve a sentirse satisfecho cuando nos pone la piel de gallina.
El viento me maravilla. ¿Quién sabe qué será lo siguiente?
Una bolsa de plástico. La veo moverse circularmente desde mi ventana, tiene vida.
¡No!
Representa la vida misma. ¡Eso es!
Esto era lo que buscaba… por fin te he encontrado. No te hablo a ti, tristeza.
La vida es un círculo constante, llevado y conducido por la mínima brisa de viento.
La vida es un círculo material, muerto de por sí. La vida está muerta. Nosotros le damos vida a la vida. Y ahora… la destruiré.
Me maravilla, como el asa de la bolsa sigue balanceándose tras haber dejado de insistir el viento.
Me maravilla que muera, pues el silbido del viento, ahora, y por fin, es eterno.

 

Ines Garrido Valero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s