La primera vez que nos vimos: parte II

PARTE II

Ahí estabas. Detrás de ese cristal, tus ojos sin duda miraban hacia mí. Vidriosos, verdes y pequeños, fueron los primeros que empezaron a grabarse en mi memoria. Sí, sin duda me mirabas a mí. Pareció como si me quisieses dar las gracias, por algo que yo todavía no había hecho. Pareció también como si esa sonrisa que se te dibujó en la cara fuese la llave para dejarme entrar a tu corazón, y completarlo un poco más con mi llegada.

Llegué, y no quise que nadie se enterara. Sin pisar fuerte, de puntillas. Pero poco a poco me enseñaste a que mis pasos fueran seguros y firmes, hasta llegar hasta hoy. No han cambiado demasiado las cosas desde aquél día. Tus ojos siguen guiándome por el camino de mi vida, dándome una referencia donde apoyarme y donde descansar. Y sobre todo, es en tu mirada donde encuentro las fuerzas para seguir adelante, para luchar como me enseñaste: siempre a mi manera, que es también la tuya.

Hoy, mereces que te dé las gracias por todo lo que me has enseñado, y por saber guiarme desde aquella primera vez que nos vimos.

Tú, con solo una sonrisa y una mirada.

 

Antonio Delgado Durán

Anuncios

Un pensamiento en “La primera vez que nos vimos: parte II

  1. ¡Qué preciosidad! Me encantan ambas partes, son unos textos conmovedores y llenos de sentimientos, se nota que escribes desde el alma hasta el papel (o hasta la pantalla, en este caso). Un placer regresar, espero seguir haciéndolo a menudo y espero que no te canses de mí jeje.
    Un abrazo, sé muy feliz ♥

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s