La insoportable levedad del ser

“Seguía incorporado en la cama y miraba a la mujer que yacía a su lado y apretaba en sueños su mano. Sentía hacia ella un amor indescriptible. Ella debía tener en aquel momento un sueño muy frágil porque abrió los ojos y lo miro con asombro.
– ¿Qué miras? – preguntó ella.
Sabía que no debía despertarla, que tenía que hacer que volviese a dormirse; por eso trató de responder de tal modo que sus palabras creasen en su mente la imagen de un nuevo sueño.
– Miro las estrellas – dijo.
– No mientas, no miras las estrellas. Estás mirando hacia abajo.
– Porque estamos en un avión. Las estrellas están por debajo de nosotros – respondió Tomás.
– Ah, en un avión – dijo Teresa.
Apretó aún más la mano de Tomás y volvió a dormirse. Tomás sabía que ahora Teresa estaba mirando por la ventana de donde de un avión que vuela muy por encima de las estrellas”.

Este es un fragmento del libro “La insoportable levedad del ser”, de Milan Kundera. Es el primer libro de este autor que leo, y estoy segura de que no será el último. En este breve párrafo, Teresa y Tomás constituyen un claro ejemplo del idílico amor que muchos perseguimos. En un libro que habla de lo bueno y malo del amor, de las debilidades y las fortalezas que atravesamos o poseemos, de la vida como una oportunidad única, se plantea la reflexión del sentido, el peso y la levedad de la misma. Una de cal, otra de arena, un poco de blanco, otro poco de negro, y lo mejor de todo, una infinita escala de grises. Eso es lo que nos ofrece este libro, digno de ser leído y analizado al mismo tiempo, para sin duda incorporar nuevas perspectivas a nuestra acomodada rutina.

“La idea del eterno retorno significa cierta perspectiva desde la cual las cosas aparecen de un modo distinto a como las conocemos: aparecen sin la circunstancia atenuante de su fugacidad. Esta circunstancia atenuante es la que nos impide pronunciar condena alguna. ¿Cómo es posible condenar algo fugaz? El crepúsculo de la desaparición lo baña todo con la magia de la nostalgia; todo, incluida la guillotina”.

Podría citar miles de reflexiones de este autor que con mucha cabeza y más corazón, ha conseguido cautivarme. Pero te daré el gusto de que, si te atreves a convertirte en uno de los frágiles personajes de esta gran historia, seas tú mismo el que descubra si debemos elegir el peso o la levedad.

 

Descifrhada

Anuncios

3 pensamientos en “La insoportable levedad del ser

  1. ¡Hola!
    Llevaba algún tiempo sin pasar por WordPress porque me había tomado unos días de relajación, pero ya he vuelto a asomar la cabeza por aquí y he de decirte que es un placer pasar por este bello rinconcito y darme cuenta de que esa atmósfera de magia sigue intacta. Muchas gracias por la recomendación y por regalarnos fragmentos tan hermosos, tengo apuntado este libro desde hace tiempo para leerlo pero todavía no me he animado. Sin embargo, tras la lectura de este post estoy segura de que daré el paso.
    Un gran abrazo ♡

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s