Un arcoíris en el pupitre

¿Por qué vamos a clase a hablar de lo que pasa y no de lo que nos pasa? Eso es lo que yo me preguntaba cuando asistía a clase día tras día y ningún profesor, ninguno de mis compañeros, era capaz de responderme a una sencilla pregunta: ¿cómo se llama esto que siento?

¿Amor? No. El amor es lo que siente una mujer por un hombre. ¿Pasión? Tampoco. Eso sólo lo sienten los hombres hacia las mujeres.

Fin de la conversación. Triste y rancio, ¿verdad?

Por mi cabeza pasaba un abanico de posibilidades, porque algo en mí sabía que el amor tenía muchas posibilidades, muchas vertientes. Que no sólo hay una forma de expresarlo y mucho menos de sentirlo. Pero ese es un tema que no conviene o no se sabe abarcar desde la educación.

No hace falta etiquetar las cosas ni opinar sobre si es bueno o malo. Sólo hay que preguntarse de verdad qué sientes y dejarte llevar.

Yo en la mesa dibujaba siempre un arcoíris. Cada color quería decir algo. Mejor dicho, yo le daba un significado. Tenía que tenerlo para poder definir qué me estaba pasando. El rojo era el amor que sentía. El verde, la esperanza de poder expresarlo algún día. El morado, el miedo.

¿Miedo? ¿De qué? Muy fácil… De todos los niños que estaban a mi alrededor con sus frentes sudorosas, su balón de fútbol en una mano y un dedo que señalaba en la otra (el uniforme que todo hombre socialmente aceptado debe llevar). Que se acercaban a mí gritándome desde lejos y, acto seguido, la parte más débil acabaría besando el barro con música de risas en sus oídos.

Menos mal que el tiempo pasa, te haces fuerte y aprendes a quererte a ti mismo, sabiendo que ese es el camino que has de seguir para alcanzar la meta.

Hoy por hoy puedo decir con la cabeza bien alta que soy gay, que me gustan los hombres, que llevo el arcoíris por bandera y que no voy a dejar de luchar por que algún día decir lo que soy no cause sorpresa ni rechazo.

Parece que ya todo está visto, que los prejuicios que se tenían hace años ya no existen, que los baches se han superado pero, ¿es eso cierto o es tan solo un espejismo?

Edu A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s