Simetría de una vida

Paterson, de Jim Jarmusch

Jim Jarmusch ejecuta un poema fílmico con Paterson, película interpretada por un Adam Driver que tira la espada laser y da vida a un conductor de autobús llamado Paterson, de Paterson, Nueva Jersey y que escribe poesía. Pero no de una poesía que rima, y es un aspecto muy curioso que analizar teniendo en cuenta la rima en si misma de la que cuenta el film.

Son siete los días que vemos levantarse cada mañana a Paterson, mirar el reloj, hablar con su novia, desayunar, ir paseando al trabajo, conducir el autobús, sacar al perro de su novia y tomarse una cerveza en un bar. Todo igual, rítmico. Simétrico digamos. Solamente aparecen algunas variaciones en la rima de su vida que hacen que el día a día del protagonista se viva de una manera similar, pero diferenciada por minúsculos detalles. Detalles como su poesía, sencilla, pero preciosa ya que habla de detalles tan nimios como unas cerillas.

Jarmusch acompaña con unas secuencias muy trabajadas los poemas que relata Paterson, apareciendo en la pantalla imágenes superpuestas que mantienen en marcha la maquinaria para poder seguir contando lo que quiere, un poema hecho película.

No podemos negar el buen tratamiento del director en su montaje ya que el propio ritmo de cada día sigue el que un propio poema puede tener: variaciones, una lectura ordenada, similitudes métricas y un pequeño momento para el disfrute y recapacitación de lo que se ha podido ver y escuchar.

Paterson vive con su novia, amante del blanco y negro, del country y de un pequeño, malhumorado, celoso y peculiar Bulldog inglés. Ella es su musa, le da la inspiración necesaria para hablar del amor. Pero hay mucho de él que no sabemos, su foto con el uniforme militar, su constante estado de alerta ante un problema…. ¿Cuál ha sido su pasado? Son incógnitas que no se nos revelan en el film y que, personalmente, me habría gustado ver para descubrir más del poeta fan número uno de William Carlos William.

Todo se repite: gemelos, conversaciones en el autobús, la pareja del bar y sus discusiones sobre el amor… Un día tras otro vamos viendo cómo esto tiene un ritmo en la vida del conductor. Además de las muchas coincidencias: se llama Paterson, vive en Paterson, es poeta y se encuentra con poetas, pierde un cuaderno, gana otro… son pequeñas rimas de sucesos que hacen de esta película una auténtica maravilla para su visionado, casi perfecto.

Porque ni la rima más perfecta puede existir.

Bienve Fajardo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s