Un mal necesario

En la actualidad, Netflix está en boca de todos y muy poca gente escapa de su influencia a la hora de elegir algo que ver. Un arsenal casi infinito de nuevas producciones que se van acumulando a la lista de series y películas pendientes por ver.

Pero no todo lo que reluce en la plataforma es tan brillante como lo muestran, ¿O sí?…

En una de las últimas entrevistas realizadas al responsable de comunicación Yann Lafargue, desde la página web Gizmodo, el responsable francés menciona que uno de los contenidos más vistos son las películas protagonizadas por Adam Sandler, además de hacer referencia a que lo más visto al mes de estrenarse Netflix en Francia era “nada de lo que sentirse muy orgulloso”.

Películas como Bright, con una idea previa excelente, ambientada en un mundo con muchísimas posibilidades han terminado siendo un fracaso absoluto en lo que concierne a la crítica.

Bright parte con una premisa bastante interesante: un mundo moderno en el que conviven a la vez humanos, orcos, elfos y demás seres mágicos. De aquí podían salir muchas cosas pero David Ayer se limita a repetir estereotipos de películas clásicas de acción con un guión que no hay por dónde coger. Todo el film se convierte en un “correcalles” de disparos, diálogos de relleno y situaciones muy previsibles. Nada del otro mundo, vamos. En cuanto a crítica de cine, ha sido un total y absoluto desastre que ni Will Smith ha podido levantar. Aunque después de volver a juntar a Smith con el director de Suicide Squad, otro sonoro fracaso,  mucho no podíamos esperar.

Se trata de un film que ha dividido en gran medida al público con la crítica ya que se ha podido observar que en Rotten Tomatoes la audiencia muestra un 85% de aceptación mientras que la nota dada por la crítica es de las más bajas. Y es que lo que interesa a productoras como Netflix, es que el contenido sea visto y aceptado por la audiencia, no por la crítica.

Gracias a este tipo de producciones se ve el otro lado de la moneda: el de los proyectos más independientes que pasan desapercibidos. Series como Dark, Big Mouth o la recientemente estrenada Annihilation constituyen ese pequeño resquicio de calidad en cuanto a contenido se refiere.

Todo esto se influye mutuamente, se retroalimenta, ya que sin los visionados y ganancias de series populares y películas de cuestionable calidad no se obtendrían los beneficios para poder crear o distribuir otro tipo de contenido que vería muy complicado seguir adelante.

Bienve Fajardo

Anuncios

1 comentario en “Un mal necesario”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s