El hombre en busca de paz

Las lágrimas ya no queman, arden,

y el sollozo ahoga los agujeros del vacío.

Presiente la sombra ya marchada y,

lamenta que el calor se atragantó con nada,

el frío.

Las hojas ya no bailan, engañan,

y las olas avanzan en contra del flujo del río.

Se esconde entre punzantes realidades y,

avanza lentamente entre las atrocidades,

del camino.

El día ya no es claro, da miedo,

y los suyos amanecen desconocidos, perdidos,

pregunta al cielo por verdades ciertas y,

esperaba ya la desdichada respuesta,

el olvido.

El hombre busca paz en un hueco,

y no echa suerte, se da por vencido,

no hay miserable más miserable y,

una gente con rostros pasivos le miran,

enemigo.

Teresa Jordà Baleri,

Dedicado a todos los refugiados que han tenido que huir de sus casas en busca de paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s