Spotlight

Un brillo en la oscuridad

Esta semana, en Contémonos, se habló del denominado Efecto Spotlight. Por ello, qué mejor que recurrir a una de las últimas perlas que nos ha dejado el cine moderno sobre el periodismo de investigación que tiene por título el mismo nombre. Spotlight.

Antes de comenzar os hago una recomendación personal: Aquí tenéis la Banda Sonora de la película. Siempre he apoyado el hecho de escuchar algo mientras leo y me gustaría proponeros que mientras leéis la crítica, lo hagáis con la música de fondo. Espero que sea una experiencia tan grata para vosotros como lo es para mí. Continuemos.

Nos adentramos de lleno en Spotlight, la historia de cómo la unidad de investigación del periódico Boston Globe logró desenmascarar uno de los escándalos más sonados de la Iglesia Católica de Massachusetts.

Dirigida por Thomas McCarthy, este film representa toda una serie de valores etimológicos y profesionales a seguir que no pueden pasar desapercibidos. Honestamente, cuando salí del cine tras ver la película, viví uno de los momentos en el que más orgullo he sentido por mi profesión. Este film elabora un guion muy bien estructurado y en el que todos y cada uno de los personajes respira, come, bebe y vive el periodismo.

Si algo ha sabido hacer muy bien McCarthy es mostrar la vida de la redacción de un periódico. Desde las reuniones de los jefes de sección o el miedo por el cambio de un nuevo director, a las charlas de trabajo fuera de este y el efecto que tiene esta profesión en la propia vida personal.

Tratando un tema tan delicado como el de la pederastia dentro de la Iglesia, más de uno de los que vimos la película terminamos con una extraña sensación de sorpresa (en este caso, no de las buenas). Porque se supone que esto ocurrió hace ya más de una década y, aunque siempre ha sido un tema tabú o incluso de humor, nunca llegamos a tener idea del verdadero alcance de todo ello en el mundo real.

Como bien se menciona en el film, un determinado porcentaje de sacerdotes abusaron de menores y la iglesia se ocupó de taparlo de la “mejor” manera posible. Todo ello supone un golpe bastante fuerte para el espectador, pero se realiza de tal forma que lo más importante no es el tema de la pederastia, si no el de cómo sacar el reportaje adelante. El cuidado que deben de tener los periodistas, las horas dedicadas a elaborar datos precisos que sean válidos y, ante todo, ser certeros para los redactores jefes y editores del periódico, que tienen la última palabra. Lo importante no es decir que existen abusos sexuales encubiertos, si no que la cúpula de la iglesia permite que esto siga pasando mientras se esquiva el problema. Y algo así no es fácil.

Vamos viendo el proceso de trabajo de cada uno de los protagonistas, como van involucrándose cada vez más en el caso, se convierte en una meta, en algo personal. McCarthy retrata con gran medida una historia sobre periodistas del mundo real. Aunque tengamos muy buenos ejemplos de la gran y pequeña pantalla sobre el papel de estos profesionales de la información, Spotlight ha sido uno de los más refrescantes que se ha llegado a convertir en todo un referente para todo amante del buen cine y, como no, del buen periodismo.

Bienve Fajardo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s