Cuando todo se rompe

Alabama Monroe, de Felix Van Groeningen

Esta dura historia de amor belga, nominada a los Oscar en 2014, nos cuenta la relación entre Elise (Veerle Baetens) y Didier (Johan Heldenbergh), dos desconocidos que se enamoran a primera vista tras un fortuito encuentro en la tienda de tatuajes que Elise tiene.

Él, músico, soñador y desordenado para la vida. Ella, luchadora, firme y tenaz en todo momento. No se trata de una mera película sobre el amor y desamor, es sobre las grietas que se forman en las relaciones cuando todo va mal y como estas mismas fisuras hacen que todo se termine rompiendo tan rápido que ni te des cuenta de que ha pasado.

La música es otro protagonista más en la película, el “bluegrass” que Didier y su banda acompaña durante las escenas muestra en gran medida lo mucho que significa una buena canción para un film. Ella comienza a cantar con el grupo y cada vez la fama es mayor, la música más presente y junto estas composiciones se aprecia una alegría indescriptible que empapa cada acción que la pareja muestra en escena. Limpiar el coche, crear una casa de la nada, tener un bebe…

Su pequeña nace y vamos viendo detalles de cómo los dos empiezan a tener sus diferencias: La religión, las creencias en que existe algo más, en cómo educar a los más pequeños ante cosas tan complicadas como la muerte. Un pequeño pájaro muerto tras estrellarse contra una ventana sirve para poder predecir qué ocurrirá más adelante. ¿Cómo explicamos la muerte? ¿Qué significa la perdida de alguien?

Los dos protagonistas se enfrentan a una de las situaciones más duras que dos padres podrían tener, la enfermedad grave de un hijo pequeño. El cáncer muestra su lado más cruel dentro del film convirtiendo esta película en una muestra más de lo que pude ocurrir a nuestro alrededor. Ella, se derrumba y él no sabe cómo paliar con tanto dolor. La música continúa presente pero ya no sirve de consuelo. Ya no quedan canciones por las que seguir adelante.

Felix Van Groeningen quiere hacernos ver que las miradas ya no les juntan en el escenario, algo ellos ha desaparecido al irse la pequeña… el círculo del amor se ha roto.

Hasta la más triste de las historias deben contarse con buen ritmo y es algo de lo que el director belga ha podido presumir, un ritmo excelente para cada uno de los momentos que rodean a la pareja. Con muchos mensajes secundarios como la lucha por la vida, la incapacidad ante lo inevitable y lo rápido que puede cambiar todo en el tiempo que dura una canción.

Bienve Fajardo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s