El Espacio sigue siendo una asignatura pendiente

Tras la conquista de la Luna y la creación de la Estación Internacional, el espacio aún esconde misterios. En 2014 la innovación y los experimentos fuera de nuestro planeta pueden marcar el futuro de la misma.

La N.A.S.A en el punto de mira
Para entender la situación de la Agencia Espacial de EEUU hay que remontarse al 8 de julio del 2011. En su lanzamiento número 135, el Atlantis partía con vistas al final de una época dorada. El último transbordador espacial viajaba al espacio para volver 12 días después y terminar con 30 años de carreras espaciales. Lo decía Mike Leinbach, director de lanzamientos: “Todos sabemos que se acerca el final; lo sabíamos desde hace tiempo”. Las naves son reutilizables, pero el coste medio de lanzamiento era de 900 millones de dólares.
Con la creación de la Estación Espacial (ISS), el destino de las aeronaves y sus experimentos tenían una zona en común. Ya no era tan necesario enviar tantas misiones, cuando un astronauta podía pasar meses en la estación. A pesar de ello, la mayoría de experimentos no cumplieron las expectativas científicas que se esperaban. Siendo casi irrelevantes en muchos casos.
Con un presupuesto de 17.700 millones de dólares, mucha gente se pregunta por qué la agencia sigue abierta. Incluso el presidente Obama tuvo que salir en su defensa en un discurso pronunciado a la nación estadounidense. “Ahora lo que necesitamos es un nuevo avance tecnológico; comenzar a pensar acerca del próximo horizonte, la próxima frontera allí afuera”. El mismo presidente ya canceló en 2008 el programa Constellation, dedicado a la fabricación de cohetes desechables. El horizonte de la investigación científica se centrará en los asteroides, la Luna y Marte.

Un nuevo competidor low-cost: La India
Aunque parezca una historia de ciencia ficción, el país asiático es uno de los más eficientes en el espacio. La película Gravity tuvo 100 millones de dólares de presupuesto, algo corriente en la industria
cinematográfica. En la India han conseguido enviar una misión no tripulada por 76 millones de dólares.
[Se trata de encontrar soluciones a los problemas del hombre y la sociedad – Radhakrishnan]
El lanzamiento fue de la sonda Mangalyaan, con destino al planeta rojo, para poder analizarlo. Su misión ha consistido en analizar el metano de la atmósfera de Marte y recopilar datos. La Tierra contiene millones de toneladas de este gas, producido por microorganismos que se encuentran en los seres vivos. Los científicos apuntan a que si existe suficiente metano en Marte, los microorganismos puedan estar viviendo bajo la superficie terrestre. El descubrimiento de estas moléculas por parte de un país en fases de desarrollo podría ser todo un hito. Por ahora estamos sólo ante los primeros experimentos, pero todo apunta a que no serán los últimos del país.
Debido a la situación social del país, no ha estado exento de críticas por toda clase de profesionales. El coste de la misión choca con los problemas de electricidad y alcantarillado que sufren los ciudadanos de la India. “Se trata de encontrar soluciones a los problemas del hombre y la sociedad” dice el Director K. Radhakrishnan. Remarcó que el presupuesto para el espacio es el 0,38% del PIB, siendo el de la misión sólo un 0,8% del total destinado.
El contraste del gasto se puede apreciar con la Misión Maven, que llegó 48 horas antes que la sonda india. Está misión, le costó a la NASA cerca de 671 millones de dólares frente a los 76 millones indios. Desglosando este presupuesto, la mayoría va a parar a los científicos e ingenieros que trabajaron para hacer llegar el aparato. Pero su bajo coste se debe principalmente a la decisión de utilizar productos nacionales. La importación de maquinaria u objetos de otro país habría encarecido en mayor medida este proyecto.
Destaca también que fuese el primer intento con éxito por parte de una agencia espacial. Ya que tanto EEUU, China y Rusia fracasaron en sus primeros intentos. Los científicos se preguntan sobre una posible competencia con China, y la carrera por llegar a las altas cotas espaciales. Aunque Radhakrishnan es firme: “No estamos en una carrera con nadie, estamos en una carrera con nosotros mismos”
Experimentos espaciales, presupuestos o hallazgos han quedado atrás… La carrera por los viajes low-cost han comienzado. Ha sido tal la repercusión científica que hasta la propia NASA está en contacto con el OIIE. La Organización India de Investigación Espacial será consejero de los estadounidenses para las sucesivas investigaciones y misiones al espacio.

El estudio del espacio tiende a infinito
El 5 de noviembre del 2014, el telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter-subillimeter Array) nos mostraba una imagen inusual. Dicha fotografía nos revelaba una estrella joven en vías de formación.

Las teorías de la creación de planetas son diversas y variadas. Las teorías actuales hablan de la formación a través del polvo y los gases sobrantes del nacimiento de una estrella. Pero la que más arraigo tiene entre la comunidad astronómica es la de formación a través de las órbitas excéntricas. Es decir, la fuerza gravitacional de un planeta, atrae una cantidad de polvo y gases para sí mismo. Estos restos pasarían a formar parte del planeta. Estás órbitas también podrían atraer otros astros (meteoritos, rocas…) y fusionarlos. La creación de dichos
planetas llevaría millones de años, pues es un proceso muy lento.
La imagen nos revela a HL-Tauri, una estrella joven con sólo 1 millón de años. Lo relevante de la fotografía son los anillos concéntricos que la rodean. “Lo que hemos observado es, el resultado de la formación de cuerpos planetarios jóvenes en el disco” afirma Stuartt Corder. El subdirector del programa ALMA también cree que esta imagen va a revolucionar las teorías de creación de planetas.
Luego podemos encontrarnos con estudios más pequeños, pero a la vez reveladores en materia espacial. La Universidad de Alicante y el Instituto Astrofísico de Canarias han revelado un estudio sobre las estrellas masivas. Y es que no se forman, sino que son consecuencia de la unión de dos estrellas en una. Algo que ocurrirá en el sistema MY Camelopardalis, y que se asemeja a los modelos teóricos. Una de las curiosidades es la ayuda de astrónomos aficionados a este proyecto. Situación que demuestra la ruptura de la barrera entre los científicos y los amantes de la ciencia.

Y por último, uno de los estudios que en el futuro pueden tener mayor repercusión fue creado en Suiza. Investigadores de Zurich enviaron al espacio un cohete con ADN pegado a tornillos y al fuselaje exterior. El objetivo era ver la capacidad de resistencia al lanzamiento, el viaje y la reentrada en la atmósfera. Tras el viaje, logró sobrevivir el 53% del material orgánico, mientras que un 35% mantenía su función biológica. El proyecto sirve para ver cómo sobrevive el ADN, imaginando que proviene de otro planeta en un meteorito. Incluso la contaminación de los rovers, cohetes o naves que van a otros planetas.

Jorge Aguado Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s