Sistema de la “deseducación”

La educación en España no es famosa por una tasa de éxito académico alta. Tampoco por ser avanzada y competente. A decir verdad, con la situación económica que atraviesan la mayoría de centros españoles, no es de extrañar que la mayoría no se encuentren equipados adecuadamente para ciertas especializaciones (laboratorios, tecnología, etc.) Pero si hay una cosa que no depende directamente de la economía, y aun así supone el mayor de los fiascos de la educación pública, son las reformas que año tras año provocan que demasiados alumnos se aparten por completo de su formación.

Tengo que empezar de manera casi obligada criticando la falta de interés por las inquietudes personales de cada alumno. Supuestamente los estudiantes españoles han trabajado durante años su cultura general y conocimientos, pero al final no recuerda ni el 50% de lo estudiado, ya que solo tomamos como referencia la inteligencia lógico-matemática. Me explico: las personas son muy distintas unas de otras, con vocaciones propias, intereses diversos relacionados con campos muy diferentes. Alguien puede estar segurísimo de querer dedicarse a la zoología mientras que su compañero de al lado solo tiene ojos para los escritos de Sócrates. En un sistema adecuado, ambos tendrían acceso a una educación básica con especialización en campos como la biología para uno y la literatura griega para otro. En nuestro sistema se encierra a todos en un mismo saco, obligándoles a desarrollar mentes de científico matemático, historiador y logopeda, como si no hubiera otras cosas de mayor interés, en vez de hacer perder el tiempo a tantas personas, profesores y alumnos. Cierto es que, llegados a una edad, nos dan la posibilidad de “especializarnos”, pero no es más que una patraña para seguir atrapados en el mismo bucle. Se nos llega a separar en “los de letras”, que son infravalorados, y no tienen la capacidad de estudiar con “los de ciencias”, como si estos fueran prodigios.

Y este es un tema que fastidia bastante. Si eres de letras eres un “vago”. Si eres de ciencias “te preparan para ser ingeniero”. Los hay que queriendo dedicarse a las ciencias naturales se han visto obligados a desvivirse en asignaturas que no guardan relación con sus intereses. He llegado a conocer casos de gente que quería dedicarse a la medicina y tuvieron que decidir entre dos asignaturas clave para su correcta formación, sin tener posibilidad de estudiar ambas. En resumidas cuentas, la educación en España es un completo caos, que obliga a los estudiantes a aprender toneladas de contenido basura y les hace ver cada vez más difícil el camino hacia sus metas.

Están creando generaciones enteras de jóvenes frustrados, inseguros y perdidos, que después de vivir en una burbuja educacional, se dan de bruces contra el mercado laboral, desilusionándose y perdiendo la esperanza de una educación que más que presionar y exigir, nos dé la oportunidad de explorar nuestra curiosidad por el mundo en el que vivimos, que simplemente nos ayude a APRENDER.

Luego no entendemos porque los hay que prefieren estudiar fuera.

Paul Göressen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s