Vamos de paseo

Y yo te pregunto, querido lector, ¿qué es la cultura? Probablemente me respondas con algunas referencias a cuadros que hayas visto en museos, algunos escritores que hayas leído últimamente, la última película premiada en el festival de Cannes o cualquier cosa que haya suscitado tu interés; puesto que por insignificante que parezca, todo lo que conlleve una ampliación del conocimiento de lo que nos rodea es cultura.

Con esto quiero introduciros una cultura, probablemente menos apreciada, pero que yo intento poner en práctica todos los días: pasear. Pero no me refiero al arte de poner un pie delante del otro sucesivamente, sino a pasear sin rumbo y prestando atención e interesándote por lo que ves.

Actualmente, gracias a los smartphones tenemos acceso a toda la información que queramos (aunque parece que los principales intereses son los gatitos, de los que yo me considero fan), también podemos usarlos para investigar el porqué de las cosas que nos rodean. Paseando por las calles de Madrid, y tras la modificación de los nombres de algunas de sus calles, que hacían referencias al franquismo, se nos ha brindado una selección de personajes – culturalmente relevantes- de los que podemos hacer una pequeña investigación para así aprender algo nuevo, si es que eran desconocidos para nosotros.

Si tu devoción es alejarte de las calles abarrotadas de coches y ruidos -y no puedes irte a la montaña a hacer senderismo-, los parques son una alternativa para continuar el viaje del descubrimiento. La mayoría de parques de la capital se construyeron por un motivo que muchos desconocen. El Parque del Buen Retiro se creó como un proyecto paisajístico para Felipe IV en el siglo XVII y no fue abierto al público, para uso recreativo, hasta más de un siglo después. Dentro del mismo se pueden encontrar diferentes obras arquitectónicas y esculturales que pueden ser irrelevantes para la vida, pero no por ello menos interesantes.

No hago referencias claras a ninguno de los aspectos comentados, debido a que mi intención es animaros a que investigues por vuestra cuenta, a incrementar ese interés y aumentéis vuestra cultura. Para que así, cuando estéis en un sitio, os cuestiones cómo ha llegado todo lo que os rodea ahí.

Es bien sabido que el saber no ocupa lugar, pero si encima ahora puede mejorarte la salud, por qué no aprovecharlo.

Pablo Rubens

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s