¿Por qué hay tantos conflictos en redes sociales? Consejos para evitarlos

Más de la mitad de los usuarios de esta revista apuesto que están leyendo ahora mismo este artículo a través de un dispositivo móvil. Es más, posiblemente han decidido leer este artículo en concreto al verlo linkeado en alguna red social. Lo más probable es que, además, posean más de dos. Y es que es innegable: vivimos inmersos en la era de la tecnología: cada vez aparecen más aplicaciones, más redes sociales, más formas de conectarnos virtualmente con las personas que conocemos, que están a nuestro alrededor o incluso que se encuentran en la otra parte del mundo.

Hoy en día, es inconcebible estar una semana sin consultar el móvil o pasar todo el día fuera de casa sin él. Sin darnos cuenta, se ha convertido en una parte indispensable, una extremidad más, de la que no nos podemos desprender. Y si lo hacemos, nos sentimos inseguros, incomunicados, angustiados, aislados; sentimos que estamos dando de lado a todas aquellas personas a las que apreciamos, como si fuesen a desaparecer de la vida “real” también.

De forma contraproducente, desde una posición “anónima” podemos intercambiar cualquier tipo de proyecto, opinión o información de un modo cómodo e instantáneo sin ninguna consecuencia más allá de miles de notificaciones en nuestro dispositivo lleno (con suerte) de personas que estén de acuerdo con nuestra manera de pensar, apoyándonos y difundiéndolo a sus seguidores. Sin embargo, como sabemos, muy pocas veces sucede de esta forma. La comunicación a través de este medio se ha convertido en una lucha para ver quién tiene más la razón; de una rabia y un odio desmedido; de insultos y faltas de respeto. A pesar de ser algo creado para unir, parece que ha tenido el efecto contrario: puntos de vista más polarizados, una sensación de lejanía y la percepción de que tus acciones no van a tener ningún impacto.

 

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

 

  • Por una parte, la inteligencia y la gestión emocional juegan un papel muy importante. La falta de educación en cuestiones como la empatía, la asertividad, la autonomía, el respeto, la tranquilidad, la tolerancia, tener claros nuestros límites, es decir, en qué estamos dispuestos a ceder y en qué no, son asignaturas pendientes entre los usuarios. Es erróneo pensar que por el hecho de manejarse entre esta tecnología, totalmente novedosa y que hemos aceptado e integrado sin ser realmente conscientes de ello, te da conocimientos sobre cómo gestionar los posibles conflictos que se generen y sobre un uso adecuado, eficiente y eficaz.

 

  • Por otra parte, en esta nueva etapa tecnológica, parece haberse olvidado y desdibujado el proceso de comunicación, puesto que ésta no se basa única y exclusivamente en un proceso escrito de transmisión y recepción de ideas e información, sino que se han de considerar aspectos culturales, sociales, políticos de la sociedad y las características de los grupos que la componen, como también la expresión facial, el movimiento corporal y demás aspectos relacionados con la comunicación verbal. Comunicación que, según algunos estudios, representa el 50% del impacto y contenido del mensaje, frente a un escaso 10% del contenido verbal (sin contar el 40% de lo paraverbal). Por tanto, la posibilidad de errar en la intencionalidad es muy alta.

 

¿Qué podemos hacer entonces?

 

  1. Tratar de evitar lo máximo posible discusiones, suposiciones, interpretaciones y juicios de valor

Como he comentado anteriormente, es muy fácil desdibujar a la persona que se encuentra detrás de ese perfil en redes sociales, y dadas las limitaciones que ofrece la comunicación verbal en internet, es probable que en una discusión interpretes erróneamente la intencionalidad del emisor, realices juicios de valor o supongas información que no posees (y que ni siquiera a veces pretendes saber), etc. Por ello, un buen consejo que podrías aplicarte es preguntarte: “si esa persona estuviese delante de mí, cara a cara, ¿expresaría, con las mismas palabras y de la misma forma, que como lo estoy haciendo de forma virtual?”.

  1. Parar y reconocer tu estado emocional

Detenerse y reconocer lo que estamos sintiendo al ver o leer determinado contenido a través de la pantalla, nos permite saber cómo nos encontramos emocionalmente y cuál puede ser el desenlace si proseguimos el proceso comunicativo. Por lo que si estamos alterados, angustiados, decaídos o sin mucho tiempo disponible, eso afectará ineludiblemente al contenido del mensaje y su resolución.

 

  1. Trabajar la impaciencia y respetar tiempos y horarios

Tanto la inmediatez como la reciprocidad se han convertido en una obligación y en uno de los reproches más acusados actualmente, pero no debemos olvidar que son opciones personales que deben ser respetadas y atendidas con cuidado. Así que, al igual que no acudiríamos a una reunión a las tres de la madrugada, tenemos que forzarnos a establecer horarios y tiempos que pasar enfrente de una pantalla.

 

  1. Aumentar las interacciones cara a cara, y que éstas se conviertan en tiempo de calidad

En caso de poder elegir (que entiendo que no siempre es posible hacerlo), es importante priorizar los encuentros “en vivo”, donde podremos identificar estados emocionales, intencionalidad, expresiones faciales, tono de voz, movimientos corporales y un sinfín de aspectos que se escapan en la comunicación exclusivamente escrita. De la misma forma, es imprescindible que nos centremos en el aquí y el ahora y apartemos cualquier dispositivo electrónico del encuentro. Así, le facilitaremos el trabajo a nuestro interlocutor, verá que se le presta la atención que merece, que nos interesamos por lo que nos está contando y evitaremos situaciones incómodas, suposiciones, juicios de valor o discusiones.

 

Aplicar estos pequeños consejos hará que tu salud mental aumente considerablemente, pero no debemos olvidar que hace falta mucha práctica, dedicación, tiempo y autoconocimiento para crear espacios de crecimiento, aprendizaje, bienestar y cooperación de forma adecuada.

 

Aida C. Sáez

@aidabloon

Anuncios

1 comentario en “¿Por qué hay tantos conflictos en redes sociales? Consejos para evitarlos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s