Presonrisa

La libertad encogida

de tus labios tímidos,

les impide sonreír

ante el recuerdo,

del antes y,

buscan, discretos,

los bellos trances,

del después.

Consiguen, entonces,

fijar,

sin convicción

la solución,

una trampa,

que es la elegancia

de un presente,

cortés.

Ahora ya sí,

libres por haber decidido,

por haber entendido

su papel,

se deslizan,

sin torpeza,

más bien, grandeza,

para media luna conseguir.

Su tiempo es eterno,

no buscan remedio

en la brevedad del tiempo.

Quieren vivir o,

más bien,

sonreír.

Teresa Jordà Baleri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s