El arte de la supervivencia

Nuestro artículo de hoy tiene como protagonista el poema “inglés chapurreado” de Rupi Kaur. Lo transcribimos respetando el original, ya que está escrito sin utilizar otro signo de puntuación que no sea el punto, así como tampoco hace el uso de mayúsculas; sus escritos son, en su totalidad, en minúsculas. Estas características son una manera de honrar a la escritura Gurmukhi, debido a las raíces hindúes de la escritora.

Del siguiente poema extraemos una serie de conclusiones con las que la autora, además de tocarnos el corazón y abrirnos las puertas de su historia de vida, sencilla y honestamente nos dejará ver la grandeza del ser humano tras las dificultades de querer salir a flote.

 

“pienso en el modo en que mi padre

sacó de la pobreza a mi familia

sin saber qué era una vocal

y cómo mi madre crió a cuatro hijos

sin ser capaz de construir

una oración perfecta en inglés

una pareja desconcertada

que aterrizó en el nuevo mundo con esperanzas

que dejaron el amargo sabor del rechazo en sus bocas

sin familia

sin amigos

solo hombre y mujer

dos diplomas universitarios que no significaban nada

una lengua materna que ahora estaba rota

un vientre hinchado con un bebé dentro

un padre preocupado por trabajos y por el alquiler

porque había un bebé en camino

y se preguntaron durante una fracción de segundo

mereció la pena invertir todo nuestro dinero

en el sueño de un país

que nos engulle

 

papá mira a los ojos de su mujer

y ve la soledad anclada donde antes estaba el iris

quiere darle un hogar en un país que la mira

con la palabra visitante enrollada en la lengua

en el día de su boda

 

dejó un pueblo entero para convertirse en su mujer

después dejó un país entero para convertirse en una guerrera

y cuando llegó el invierno

no tenían más que el calor de sus propios cuerpos

para protegerse del frío

 

como dos paréntesis se pusieron frente a frente

para abrazar sus partes más queridas -sus hijos- con fuerza

convirtieron una maleta llena de ropa en una vida

y sueldos regulares

para asegurarse de que los hijos de inmigrantes

no los odiaran por ser hijos de inmigrantes

trabajaron demasiado duro

puedes verlo en sus manos

sus ojos suplican dormir

pero nuestras bocas suplicaban comida

y eso es lo más artístico que he visto

es poesía para estos oídos

que nunca han escuchado como suena la pasión

y mi boca se llena de mmm y ah cuando

miro su obra maestra

porque no hay palabras en inglés

que puedan expresar ese tipo de belleza

no puedo comprimir su existencia en veintiséis letras

y decir que es una descripción

lo intenté una vez

pero los adjetivos que necesitaba para describirlos

ni siquiera existen

así que en vez de eso rellené hojas y hojas

de palabras seguidas de comas

más palabras y más comas

solo para darme cuenta de que hay algunas cosas

en el mundo tan infinitas

que nunca podrían llevar un punto final

 

así que cómo te atreves a burlarte de tu madre

cuando abre la boca y

chapurrea el inglés

no te avergüences del hecho de

que atravesara países para llegar aquí

para que tú no tuvieras que cruzar una orilla

su acento es fuerte como la miel

agárralo con tu vida

es lo único que le queda de su tierra

no pisotees esa riqueza

en vez de eso cuélgala en las paredes de los museos

al lado de dalí y van Gogh

su vida es brillante y trágica

bésale suave la mejilla

ya sabe lo que se siente

al tener una nación entera riéndose cuando ella habla

ella es más que nuestra puntuación y nuestro idioma

nosotros podemos pintar cuadros y escribir historias

pero ella construyó un mundo entero

 

qué te parece eso como arte.”

 

Debido a su historia de vida, descifra con palabras lo cotidiano del dolor por el que tienen que pasar las personas inmigrantes en su proceso. Su familia se mudó a Canadá cuando ella tenía tres años y de ahí se vertebran las situaciones narradas en el poema. A través de estas, la autora visibiliza algunas de las trabas por las que tienen que pasar tantas personas que deciden comenzar su vida de cero en otro país.

Del inglés chapurreado de su madre, extrae como una obra de arte todos los esfuerzos vitales que llevaron a cabo para tener otra vida más segura en otro país diferente. La manera en cómo logran vencer la pobreza dejando atrás sus mayores riquezas: familia, amistades y unas raíces que permanecerán en la distancia como el cordón umbilical que les conecta con su lugar de procedencia. Ese aprendizaje que allí nace y nos enseña a ser quiénes somos, es inmune a la distancia y mantiene el calor interno de nuestras vidas como un faro que nos recuerda que fuimos y seremos de un lugar. Nuestro lugar de origen.

Rupi Kaur, a través de sus textos e ilustraciones minimalistas, da voz al sufrimiento de las mujeres, expresa su dolor y su fuerza, visibiliza situaciones de desigualdad, abuso o pérdida, las cuales nos llevan a profundizar en la reflexión.

Ha publicado dos libros:  Leche y miel y El sol y sus flores. Este poema, extraído de su último libro, ha sido como un grito; un vuelco de realidad que se puede extrapolar a la grave situación a la que se encuentran miles de personas día a día. Ha sido leer desde dentro a una persona que nos cuenta como fue ese salto, empatizar con su dolor e incluso encontrar alguna dificultad en la que reflejarnos como personas, aun sin haberlas vivido en primera persona.

Su situación, pese a las trabas, ha tenido un desenlace de supervivencia, pero la realidad migratoria a la que nos enfrentamos hoy día es diferente. Nos presenta escenarios de oportunidades, sueños y esperanzas que no logran llevarse a cabo, que tantas veces quedan a mitad del camino, con desenlaces de muerte. No pueden llegar a realizarse dadas las condiciones ilegales en las que este proceso de migración se lleva a cabo y, a consecuencia de ello, la desprotección de las personas que esto conlleva.

No olvidemos que cuando alguien huye porque ve la muerte de cerca, la única opción que queda es arriesgar su vida y/o la de su familia en intentar sobrevivir, con o sin respaldo legal.Esta situación desgarra y nos hace desconfiar de nuestros derechos humanos, así como también nos hace perder la fe en la humanidad, ya que nos bombardean con imágenes que, en la mayoría de los casos, tienden a normalizar una situación frente a la que no es posible mostrarse impasible.

Visibilizar, concienciarnos, actuar.

Si prejuzgamos o tenemos miedo; leer, documentarnos, escuchar o conocer a personas que hayan pasado por una situación de este tipo, nos mostrará a personas con una historia de vida con las que podremos empatizar y sentirnos en conexión, dejando atrás esa competitividad, individualidad o insolidaridad que nos inyecta la sociedad del miedo.

Rupi Kaur nos abre sus puertas a través de sus libros, pero como ella misma escribe, hay muchas personas desconocidas que llevan una obra de arte dentro: la de sobrevivir o haber intentado hacerlo. Está en nuestras manos ayudarles a abrir sus puertas y abrirles las nuestras.

Mª Ángeles Serrano Romero

Anuncios

2 comentarios en “El arte de la supervivencia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s