Necesitar

No. Sí. Mejor no. Es para vos. No es para vos. Te veo en otra cosa. ¡Pero si es lo ideal para vos! El otro día vi algo que me recordó a vos. Te puedo orientar. Creo que va a ser mejor que lo dejes pero podrías empezar con otra. No te conocen como yo… Seguir leyendo Necesitar

Anuncios

Las muñecas de trapo

Los juegos de mesa y las escaleras de cartón. Las bragas con lacitos, con calcetines, sin sexo. Las faldas con olor a naftalina y los cuellos con marcas de amor. Los humos de noche. Los coches irascibles de destinos. La suerte del viento en las playas escondidas. El olor a césped, a noches de verano.… Seguir leyendo Las muñecas de trapo

Las amapolas de la destrucción

En los campos de Flandes En los campos de Flandes se agitan las amapolas entre las cruces, hilera sobre hilera, que marcan nuestra morada, y en el cielo cantan valientes las alondras, en vuelo silencioso entre los fusiles allá abajo. Somos los muertos; hace pocos días vivíamos, caíamos, contemplábamos la luz del amanecer; amábamos y… Seguir leyendo Las amapolas de la destrucción

Enfant terrible o el ángel que ronca

Nuestra historia es la de un libreto de poesía en el que has escrito poemas geniales en las primeras páginas pero que has dejado el resto en blanco. Nuestra historia es un naufragio innecesario, pero inevitable. Tú llegaste con la noche, maldito Rimbaud sin talento, en una proyección petrarquista del enfant terrible. Llegaste con los… Seguir leyendo Enfant terrible o el ángel que ronca